A ratos apática... a ratos eufórica...

Estoy en esa etapa de la vida en que te das cuenta de que el reloj esta en marcha y que ha iniciado la cuenta atrás, no es que antes no lo supiera, pero es que ahora vuelvo la mirada al pasado y me pregunto.. cómo he llegado hasta aquí tan rápido? 
Estoy en fase de aceptación, demasiado en tan poco tiempo... a nivel físico he ido experimentando cambios , mi mirada está mas triste, llena de arrugas, la piel se descuelga, mi culo tiene mas cráteres que toda la inmensidad de la luna y mis pechos están a punto de alinearse con el ombligo. No somos como el vino, no, por fuera no.
El otro día pasé bajo unos andamios, no hubo silbidos ni impertinencias groseras, paso algo que no había escuchado nunca, alguien me llamo vieja, así, sin vaselina.

Ya estaba notando desde hace años el cambio de trato, de tu a usted, esto de señora... pero como que una no acaba de ver el cambio porque se ve todos los días... pero cuando te lo dicen desde ahí arriba no hay duda, llevas la fecha de caducidad escrita en la frente.
Mira que me lo dijeron a los 40, el típico gilipollas 15 años mayor que tu, de esos que hablan mas que piensan, “tu estás aún visible, te doy cinco años” y yo pensaba, será que a los 45 voy a dejar de estar?

Pues si, me he hecho mayor, si. Hace unos años me hubiese subido allí arriba, al andamio, y le hubiese metido al maleducado de turno el encofrado por el culo.., pero hoy no, hoy me da igual. Al fin y al cabo si me convierto en invisible para quienes piensan con la polla pues oye..., que no está tan mal esto de la edad.

Con los años una gana en seguridad. No voy a decirte que desaparecen los complejos, porque no es así.., pero aprendes a vivir con lo que no puedes cambiar, a reírte de ti misma y a no temer lo que digan los demás. Pero no es el cuerpo lo que mas cambia, es la mente la que mas siente el paso del tiempo.

Ayer me levanté y pensé, un día mas, otro triste, hace unos meses que me cuesta ganarle la batalla a la maldita apatía y ayer, precisamente, me pasó una cosa muy curiosa, resulta que hay un autor en este país que se ha estado colando sin permiso en mi casa durante muchos años. Sin permiso porque mis queridos vecinos ponen sus discos en loop cansinamente, sin permiso porque pasando una de esas gripes que te dejan tirada, el viento me trajo hasta el salón alguno de sus directos, justo en ese momento en el que mas necesitaba el silencio. Se ha metido tanto en los que debieron ser mis ratos de descanso, que había empezado a cogerle manía, pero ayer puse la radio y sonó una canción suya, una cuya letra nada tiene que ver con mi vida en este momento y no se si eso es lo que mas me gusta... o es la melodía o lo es todo.

El caso es que esta vez fui yo quien la puso en loop, y en loop la sigo teniendo, después de darme cuenta que por un momento mi día había dejado de ser triste y de que la estaba bailando por toda la casa..., si, bailaba una canción triste! entonces sonó el teléfono, era una antigua compañera que ayer, 18 de marzo, me dijo “te llamo porque quiero que trabajes conmigo”

Fue en Nochevieja, el mismísimo día 31 a las 5 de la tarde cuando me tiraron a la calle como a un perro. Tres días sin comer, sin levantar cabeza y cuando lo hice me inundó la rabia, y después la tristeza y después llegó la apatía, que difícil es lidiar con ella. Y llevo tres meses que lo veo todo negro, que me cuesta horrores empezar un nuevo día.

Ayer cambió todo, no se por cuanto tiempo, no se que va a pasar a partir de ahora, no se si vamos a trabajar juntas, pero da igual porque solo por esa llamada ya eres mi Ceci, como lo es mi Moni, y mi Urrutia y la chiquitina de Ali, porque ya te has subido a mi barco y me estas ayudando a mantenerlo a flote a pesar de lo mucho que pesan las ratas de la bodega.

Ayer me di cuenta de algo, que puede que nunca llegue a ser plenamente feliz, que quizás lo mas cerca que esté sean estos ratos, que las cosas que van mal pueden ir peor y que la vida puede que nunca sea como tu la sueñas. Que nunca encuentres el trabajo perfecto, que no exista para ti la persona adecuada. Quizás el pensamiento negativo no es tan malo, que tener los pies en la tierra y saber donde estas no implica perder la esperanza, que se puede seguir intentando, que todo estado es pasajero, que la vida son altibajos.

Siempre habrá una canción que te llene de ganas, un perfume que te despierte el deseo, una llamada que te devuelva la confianza en ti misma, porque lo que hoy no ocurre puede que si ocurra mañana, y que si no ocurre, hey! no pasa nada!!






Gracias Melendi!



Lu Rodríguez

2 comentarios:

  1. Hola Lu!
    Estas en una etapa, que creo que todos pasamos, en algún momento de nuestras vidas, ¿Pero sabes una cosa? De todo se aprende. Hay que valorar lo que tenemos.
    Pero veo que ya estás por buen camino, y de una situación triste, la has convertido en un soplo de aire fresco.
    ¿Quien te dice que todo lo malo que te ha pasado, no es porque te espera algo mejor?
    Yo tuve una situación casi parecida a la tuya, y ahora veo que , todo fue por mi bien,
    La vida es esperanza y altibajos, no te lo voy a negar, pero siempre mira para adelante.
    Espero que esa llamada, sea lo que estás esperando.
    Te mando un abrazo enorme lleno de energía
    Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ara! Ojalá sea así.., de verdad que me gustaría llegar a poder decir eso de "estoy justo donde quiero estar", que ya va siendo hora..
    Muchas gracias por la energia. Un beso enorme!

    ResponderEliminar